×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 592

Camino del Jaaukanigas



El Sitio Ramsar Jaaukanigás abarca desde el paralelo 28 que divide la provincia del Chaco con la de Santa Fe hasta el Arroyo Malabrigo y desde la ruta nacional Nº11 y provincial Nº1 hasta el cauce principal del rio Paraná. Es el primer Sitio del Paraná, cuenta con 492.000 hectáreas y posee una enorme diversidad de vida, compuesta por 300 especies de peses, 36 de anfibios, 50 de reptiles, 300 de aves y 68 de mamíferos.

Jaaukanigás significa “Gente del Agua” por ser el nombre de uno de los tres grupos que componían la nación de los abipones, aborígenes que poblaron la región hace unos 6.000 años. Los cuales dejaron sus huellas en hornos, vasos, flechas, arpones, tumbas, y otros indicios encontrados en ricos yacimientos.

Constituye un recurso de gran importancia, económica, social, cultual, científica y recreativa.

Brinda además una variedad de ríos arroyos, lagunas, esteros, charcos y cañadas, abastecidos por el rio Paraná que es uno de los más importantes del mundo debido a su gran caudal, es el corazón de la biodiversidad, transporta sedimentos a grandes distancias que se convierten en abono para que la vegetación se desarrolle de manera abundante. Este, presenta una planicie de inundación que varía entre los 15 y 20 km de ancho aproximadamente. Esta zona brinda buenas posibilidades para la ganadería.

Se considera al sitio como el de mayor biodiversidad florística de la provincia de Santa Fe, son numerosas las comunidades vegetales presentes. Entre las más importantes se pueden señalar las selvas, que tienen una variedad de arboles distribuidos, como el timbo colorado, el timbo bañado, el ambay, aliso de rio, los aromos, el ibirá pita guazú, el laurel y el ubajay entre otras. Entremezclados pueden hallarse densos cañaverales.

Estas selvas presentan la mayor diversidad faunística y la producción de frutos de mucha importancia para un número importante de aves y mamíferos.

En sectores bajos de la isla y en las proximidades del curso de agua son frecuentes los alisales y sauzales, se encuentran además en los sectores de depresión palmeras, pajonales, canutillares, totorales y juncales entre otros.

Así como en la flora, la fauna también presenta una gran biodiversidad en sus especies. Una gran cantidad de peses migratorios como el surubí, dorados y sábalos que realizan extensos desplazamientos sobre el cauce del rio Paraná y entre causes secundarios y tributarios. El valor de estas especies se fundamenta tanto en los aspectos ecológicos como comerciales.

Los anfibios y reptiles acuáticos como el yacaré, tortugas y algunas serpientes cumplen una función importante como efectivos transportadores de nutrientes. En el sitio habitan dos especies de yacaré: caimán yacaré y caimán latirostris.

Entre los mamíferos habitan especies de valor por su cuero, carne o pelo, como la nutria, el tatú mayor y menor, lobo de río, gato montés, zorro, comadreja picaza, cuatí, osito labrador y el carpincho, este es el roedor de mayor tamaño del mundo. También encontramos en el área poblaciones de mono carayá o mono aullador, que constituye la única especie existente dentro de la provincia de Santa Fe y la más austral del país.

Por otro lado el sitio tiene valores sociales, culturales, ya que es asiento de varias familias que viven de los recursos que obtienen del lugar.

Es importante conservar los humedales por los procesos hidrológicos que ocurren en ellos, la diversidad biológica que sustenta y los recursos que provee, determinan que estos ambientes son esenciales para el desarrollo y el bienestar de la humanidad.

El Ecoturismo adquiere gran importancia en esta ruta ya que se pueden realizar safari fotográfico, observación de fósiles, senderismo interpretativo, pesca recreativa, deportes acuáticos (como el ski, windsurf, canoismo), cabalgata, ciclismo, caminata, avistamiento de flora y fauna. Así como la valorización de la cultura viva, fomentando la conservación de los recursos naturales y culturales, incitando a practicar unas vacaciones activas, reconstruyendo y valorando nuestro entorno.